En Europa: Ciudades pequeñas, grandes recuerdos

Por temas de tiempo, muchos viajeros en recorridos europeos acostumbran visitar solo grandes ciudades. Uno de nuestros clientes nos recomienda añadir pasadías estratégicos.

europa_ciudades_pequenas

Recientemente preparamos un recorrido europeo a la medida para una familia, y nos encantó una estrategia que utilizaron: nos pidieron combinar visitas a ciudades grandes con pasadías en ciudades pequeñas cercanas —pequeñas, sí, pero con mucho carácter—.

Por temas de tiempo, muchos viajeros solemos concentrarnos solo en las capitales o las segundas ciudades, pero nos perdemos de explorar las bellezas poco publicitadas de otros lugares menos densos.

Dada su experiencia positiva en este recorrido, nuestros clientes nos tienen cuatro recomendaciones de sus visitas “concentradas” favoritas.

VOLENDAM
Ubicación: A 35 minutos de Ámsterdam
Es increíble cómo, a media hora del poderoso centro cultural y económico que es Ámsterdam hay un enclave costero que permite vivir un poco de cómo eran los Países Bajos hace seis siglos. Volendam es un pueblo de pescadores, con arquitectura en madera, donde todavía hay personas que utilizan la indumentaria tradicional holandesa —con todo y delantales en la cintura y suecos en los pies—. “Poder tener esa otra versión de los Países Bajos tan cerca de Ámsterdam hace que el recorrido valga la pena”, nos explicó nuestro cliente.

ROTHENBURG OB DER TAUER
Ubicación: A una hora de Nuremberg
Las edificaciones medievales de la ciudad amurallada de Rothenburg ob der Tauer se conservan de manera particularmente fidedigna, porque este punto no fue bombardeado durante la Segunda Guerra Mundial. “Me parece que no ha sido locación de Game of Thrones, pero estar ahí dentro se siente igual,” nos contó nuestro cliente. “De hecho, pudimos hacer una visita guiada junto a un miembro del Night Watch de la muralla de la ciudad.” ¿El otro gran atractivo arquitectónico? Las tradicionales casas de entramado de madera que rodean sus calles.

CIUDAD DE LUXEMBURGO
Ubicación: A dos horas y media de Bruselas
No es que Ciudad de Luxemburgo califique como un enclave pequeño —después de todo, es la capital del país—, pero muchas personas obvian la visita al ver el diminuto tamaño total de la nación. “Sin embargo, es impresionante recorrer la ciudad, donde por cuestiones socioeconómicas todo está tan prolijo, para luego dirigirse al Vallée de la Pétrusse,”, nos comentó nuestro cliente. ¿Por qué recomendar un parque? Porque un cuarto de la ciudad está destinado a las áreas verdes, y se han esforzado con su conceptualización y mantenimiento. Este en particular es un parque en relieve con una enorme fosa en el centro, para bajar a explorarla o cruzarla sobre un puente peatonal. “Uno baja y se olvida que está en medio de una ciudad,” nos contó sobre su experiencia.

REIMS
Ubicación: A una hora y media de París
Cuando los fundadores de la casa de champaña Taittinger comenzaron a excavar la tierra en Reims para hacer su bodega se encontraron con una sorpresa: los romanos ya le habían hecho la mitad del favor. Por eso, nuestro cliente nos recomienda hacer una visita guiada, no solo para ver sus casi 300 hectáreas de viñedos y probar lo que sale de ellos, sino también para conocer mejor la historia de una de las ciudades más importantes de la región vitivinícola de Champaña.

Fotos: Fuente externa

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *