Un día en Bogotá

Luis Eduardo Sánchez y Ernesto Geara, aun con altas expectativas, subestimaron toda la oferta cultural y gastronómica que llegaron a encontrar en la capital colombiana

Después de mucho investigar y preguntar a amigos que habían visitado previamente Bogotá, pensábamos que ya teníamos un listado de todo lo que había por ver en la ciudad. Sin embargo, la capital colombiana nos sorprendía a cada minuto: es grande, enorme, casi interminable, y muy densa, y en cada calle y cada carrera hay cientos de lugares para disfrutar. Por eso, los días que nos quedamos en Bogotá definitivamente no fueron suficientes. En lo que planificamos un retorno, aquí les dejamos con un listado de nuestros lugares favoritos para recorrer en un día.

 

POR: Luis Eduardo Sánchez y Ernesto Geara

 

[8:30 A.M. – PATOS EN EL PLATO]
El restaurante Al Agua Patos se vende como un sitio para probar tostadas y café, pero esa descripción no le hace honor a su variado menú de toppings para colocar encima de un pan suave y esponjoso: desde huevos y pollo en hilo hasta mantequilla de ajo y verduras thai, confeccionarse lo que ellos llaman un “pato” a la medida del estómago es una manera fantástica de comenzar el día.

[9:30 A.M. – ALLÁ ARRIBOTA EN MONSERRATE]
Hay que bajar esa mantequilla de ajo, y la mejor forma de hacerlo es desde arriba, tomando el funicular hasta el cerro de Monserrate. Con sus 3,152 metros de altura, parece ser la dueña y señora de la ciudad, visible desde casi todos sus puntos. Allá arriba visitamos un mercadillo de artesanías, bebimos canelazo, probamos el delicioso pandebono de masa de queso, visitamos un laguito decorado con flores y con peces de metal. Suena cursi decir que ver la ciudad desde allá arribota conforma una vista impresionante que corta la respiración, pero… básicamente, es así.

[11:30 A.M. – VUELTAS POR LA CANDELARIA]
La Candelaria es a Bogotá lo que la Zona Colonial es a Santo Domingo. Sin embargo, fuera de las edificaciones de este casco antiguo, quedamos impresionados con el Museo Botero y las piezas equinas del prolífico artista, y el Museo del Oro, un tributo al arte orfebre precolombino ubicado a unas cuadras.

ALKASA196_Bogota1

[1:00 P.M. – LA MAR EN USAQUÉN]
La zona de Usaquén es famosa por su mercadillo de artesanías y comida ligera, pero nosotros quedamos locos con el menú del restaurante La Mar, donde todo viene de agua salada. Recomendamos el delicioso ceviche, así como el pescado con papines… y el pulpo, y los calamares, y la langosta. Sí, nos fuimos un poco de boca ahí, pero era inevitable.

ALKASA196_BogotaMar

[3:00 P.M. – COMPRAS LOCALES]
¿Qué sería visitar Bogotá sin conocer un poco sobre su escena de diseño y compras? Para eso está el El Retiro Shopping Center, que alberga nombres locales como Bendita Seas y la cada vez más reconocida diseñadora Johanna Ortíz.

[5:00 P.M. – DESCANSO EN LA AZOTEA]
La azotea del Hotel Click Clack está muy, muy de moda —vimos más gente cool por metro cuadrado ahí que en nuestro recorrido completo—. En este bar lounge disfrutamos del atardecer con tragos excelentes y picadera de comida internacional —los calamares y la burrata van recomendados—.

[8:00 P.M. – EL CORDERO MÁS GRANDE DE COLOMBIA]
El restaurante epónimo de Harry Sasson está considerado como uno de los top 50 en Latinoamérica dentro del restaurante de S.Pellegrino y Acqua Pana, y no se equivocaron: el eclecticismo de sabores en su menú está muy bien logrado. Lo ecléctico también se nota en la arquitectura: tras pasar por la entrada de una casa de ladrillo muy tradicional, nos sorprendió ver dentro una estructura cúbica en hierro y vidrio. Entre cuatro personas pedimos un cordero que resultó ser enorme, enorme, enorme, pero igual de delicioso. Aun así, nos quedó espacio para un postre hecho a base de turrón —como les dijimos en nuestra crónica de Medellín, siempre, siempre, hay que dejar espacio para el postre—.

ALKASA196_Bogota2

ALKASA196_Bogota3

[10:00 P.M. – LO DE ANDRÉS, POR ALGO ES]
Si tanto recomiendan Andrés Carne de Res, por algo es. Y vamos a dejarlo como una buena película: para entenderlo hay que vivirlo, sin dar spoilers. ¡No pueden dejar de ir! Tampoco pueden pasarse de las 10 de la noche para entrar a la fila, porque la entrada se hace por orden de llegada y no aceptan reservaciones. ¡Que estén muy bien!

ALKASA196_Bogota5

Fotos: Luis Eduardo Sánchez y Ernesto Geara

Un comentario

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *