Cartagena – Sofitel Legend Santa Clara

Desde una habitación dedicada a Fernando Botero y un restaurante a la carta enfocada en cocina regional, este antiguo monasterio es una joya de Cartagena.

SOFITEL LEGEND SANTA CLARA
Calle del Torno 3929, Barrio San Diego, Cartagena, Colombia
[Sitio web]

Nuestra crítica Check-Out: María José Álvarez, asesora de grupos y eventos

¿Para qué tipo de viaje es mejor este hotel?

Definitivamente no para un viaje en familia, sino en pareja. Imagínense el panorama: un hotel boutique tranquilo en medio de una ciudad colonial, con vistas espectaculares ya sea al mar Caribe o a un patio español desde donde se escuchan los pajaritos cantar. ¡Es un ambiente romántico!

¿Cómo está ubicado con respecto a los puntos más interesantes de la ciudad?
El hotel se encuentra en San Diego, un vecindario peninsular ubicado entre el Lago El Cabrero y el Mar Caribe. Está relativamente cercano al centro y al malecón, y tiene una buena vida nocturna, pero también goza de mucha tranquilidad. Por esa situación privilegiada, ahí se encuentran la mayoría de los hoteles de lujo en la ciudad.

¿Qué te pareció la decoración tanto de los espacios comunes como de las habitaciones?
Este edificio comenzó siendo un convento en 1621, como el hogar de las monjas de la Orden de Santa Clara. Muchísimos años más tarde se convirtió en un hospital y una escuela de medicina. En 1995 se transformó en este hotel de lujo, que mantiene la esencia y la estructura externa de su pasado, pero con un toque contemporáneo que ofrece comodidad en sus habitaciones y sus espacios comunes. Es más, yo creo que ellos definen esa combinación perfectamente en su material promocional, al decir que es “un hotel emblemático donde tradición y modernidad se encuentran”.



¿Cuáles amenidades disfrutaste más?
Esto no es una amenidad per se, pero sí es algo que me dejó maravillada: una de las habitaciones se llama Suite Botero. Es fácil imaginarse el por qué: tiene desde esculturas hasta pinturas y vajillas del artista paisa. ¡Y hasta lleva su firma en una de las paredes! Pero esto no fue al azar: fue la misma hija de Fernando Botero, Lina, quien decoró todo. Es una habitación que definitivamente tendremos en cuenta aquí en Alkasa en caso de que uno de nuestros clientes se amante del arte y tenga un viaje planificado a Cartagena.

Pero Fernando Botero no es el único que tiene su “mini museo” en el Santa Clara: hay una Suite Enrique Grau, inspirada en la vida y obra del artista cartagenero; otra se llama Suite Amaral, diseñada por los esposos Jim y Olga Amaral; una tercera se llama la Suite Legend, con todo el mobiliario y los detalles en blanco, diseñada por la pintora y escultora Ana Mercedes Hoyos.

Por eso concluí que, aparte de ser una celebración de la arquitectura tradicional de la ciudad, este hotel también da un lugar privilegiado a las artes visuales colombianas.

¿Cómo describirías el servicio general del staff del hotel?
Es lo que se esperaría de un hotel boutique, pero lo que más me llamó la atención es cuán atentos son a las preferencias de los huéspedes, sin necesidad de indicarlas.


En cuanto a vida social y oferta gastronómica, ¿cómo están ambas dentro e inmediatamente fuera del hotel?
El hotel tiene dos restaurantes dentro: El Claustro, con cocina internacional, y 1621, un espacio a la carta enfocado en cocina regional. Aparte del Bar El Coro, el vecindario de San Diego tiene una gran variedad de restaurantes de gastronomía de fusión y bares con cócteles de autor.

Pero déjenme contarles unos datos graciosísimos sobre los restaurantes y el bar del hotel. El restaurante El Claustro era la cocina y repostería del convento en su época. El restaurante 1621 era el comedor de las monjas —e imagínense que ahora cuenta una de las mejores y más extensas cartas de vino de toda Cartagena de Indias—.

¿Y saben por qué el bar se llama El Coro? Resulta que era el lugar donde las monjas hacían sus prácticas de coro para las misas. ¿Y hoy? Ahora es un bar para pasarla bien y vivir haciendo coro, porque coincidencialmente siempre tiene su buena música en vivo.

¿Qué tal el WiFi?
El Santa Clara tiene una conexión privada, con contraseña, de alta velocidad y disponible en todas las zonas del hotel.

¿Cómo encuentras la relación calidad-precio de este hotel?
No es una opción para todos los días, sino que este es un hotel excepcional que es bueno para, en buen dominicano, darse un gusto. Lo veo para ocasiones especiales, como una luna de miel o un viaje de celebración en pareja.

Pero una nota importante, para quienes quieren sacarle el jugo a una estadía especial como esta: reservar a través de Viajes Alkasa tiene grandes ventajas, gracias a nuestra alianza exclusiva con la red Signature. De forma totalmente gratuita incluimos un desayuno diario para dos, estilo buffet, en el restaurante El Claustro; también añadimos un crédito de US$100 dólares por habitación para consumos de bebida y comida. Aparte, brindamos la posibilidad de un upgrade de habitación de cortesía, así como un check-in temprano o un check-out tardío, sujeto a disponibilidad.

Fotos: Cortesía del Sofitel Legend Santa Clara

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *