Cuzco – Belmond Palacio Nazarenas

Ubicado a unos pasos de la Plaza de Armas en Cuzco, este hotel Belmond muestra lo mejor de la historia arquitectónica de Perú.

BELMOND PALACIO NAZARENAS
Plazoleta Nazarenas 223, Cuzco 08000, Perú
[Sitio web]

Nuestro crítico Check-Out: Uno de nuestros clientes Signature, quien se hospedó en el hotel recientemente

¿Para qué tipo de viaje es mejor este hotel?
Para cualquier viajero que quiera absorber la cultura peruana y esté interesado en la historia de Latinoamérica, en especial la época del imperio incaico —Cuzco está a corta distancia de muchos puntos de interés, como el Valle Sagrado, Moray, las Montañas Arcoiris y, claro, Machu Picchu—. A mi parecer, este es el mejor hotel de la ciudad.

¿Cómo está ubicado con respecto a los puntos más interesantes de la ciudad?
Muy céntrico; de hecho, está a una esquina de la Plaza de Armas. Es el punto de inicio perfecto para perderse por las calles de Cuzco y descubrir lugares interesantes.

¿Qué te pareció la decoración tanto de los espacios comunes como de las habitaciones?
Vamos a ponerlo de esta manera: el hotel está construido sobre unas ruinas incas y en la decoración están presentes elementos coloniales españoles, especialmente en las selecciones de arte y los marcos cubiertos en oro. Aparte, en el patio hay personas trabajando a mano los textiles típicos de la zona. En otras palabras: a través de su decoración, este hotel habla de la historia de Perú.

¿Cuáles amenidades disfrutaste más?
El spa: tan pronto llegué me fui a dar un masaje. Ahí pude ver que todos los productos que utilizan son elaborados con extractos naturales de los Andes.

Aparte, ofrecen un servicio muy necesario en estas altas tierras: tienen una suplementación de oxígeno en las habitaciones, a través de los ductos, y tanques portátiles disponibles en la recepción. Con tantas personas que se ven afectadas por el mal de altura en esta zona, este servicio es particularmente necesario.

¿Cómo describirías el servicio general del staff del hotel?
En este viaje comprobé que los peruanos siempre desean brindar el mejor servicio a sus visitantes, ya que el turismo es una de las principales fuentes de ingresos del país y allá está muy marcada la protección a la industria. Por eso, en el hotel siempre vi personas con una sonrisa, dispuestos a ayudarme: si llovía tenían paraguas a mano para asegurarse que los huéspedes no se mojaran; si pedía servicio de habitación lo servían con todos los lujos y detalles imaginables. Pero lo más impresionante de todo eso es que, gracias a esa atención, a pesar de ser un hotel de lujo ellos logran crear un ambiente relajado.

En cuanto a vida social y oferta gastronómica, ¿cómo están ambas dentro e inmediatamente fuera del hotel?
Me sorprendió ver que los desayunos en el hotel incluyen frutas poco conocidas por estos lares, plantas como el airampo e hierbas como la muña—gracias a la biodiversidad local, en Perú hay muchos ingredientes que son poco comunes en otras partes del mundo—. Además brindan panes hechos a base de maíz morado, quesos locales y azúcares de eucalipto.

En las callecitas alrededor del hotel se encuentran muchos restaurantes informales, llenos de vida nocturna, con deliciosos platos locales como el arroz con pato, la causa limeña, el cuy y el ají de gallina.

¿Qué tal el WiFi?
Excelente y estable tanto en las áreas comunes como en las habitaciones.

¿Cómo encuentras la relación calidad-precio de este hotel?
Muy adecuada. A pesar de ser un hotel costoso comparado con lo que acostumbramos pagar en Latinoamérica, el servicio, las amenidades y la calidad de las habitaciones valen el precio.

Fotos: Cortesía del Belmond Palacio Nazarenas

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *