Cómo prepararse para los campamentos de verano en EEUU

Nuestra vicepresidenta comparte sus consejos para sobrevivir a la temporada de campamentos en la costa este, incluyendo cómo reservar vuelos, hoteles y restaurantes

POR: Ana Santelises de Latour

De niña y casi adolescente, pasaba parte del verano en un campamento para niñas en Maine. Mis hermanos también hicieron lo mismo, en el campamento hermano para niños. Hoy, mi hijo está siguiendo la tradición familiar, y desde hace dos años pasa unas semanas entre julio y agosto en el mismo campamento al que asistían mis hermanos, ubicado en Bridgton —un pueblo a unas tres horas de Boston—.

Este historial me ha dado una experiencia invaluable a la hora de programar vuelos, reservas de hoteles y alquiler de vehículos para la ida, el fin de semana de visitas familiares y el retorno. Para padres que desean enviar a sus hijos por primera vez a un campamento en la zona, debe ser un proceso confuso. Por eso, quiero compartir con ustedes una guía de recomendaciones para estar bien preparados para la temporada de campamentos en la costa este de Estados Unidos.

[+] HAY QUE ADELANTARSE EN LA RESERVA DE HOTELES

La zona alrededor de Bridgton es tierra fértil para los campamentos: hay docenas en unos pocos kilómetros a la redonda. Sin embargo, como estas visitas solo se dan en verano, la infraestructura hotelera de la zona no está a la altura de lo que se necesita durante la temporada alta. ¿Qué quiere decir eso? Que si quieren hospedarse en un hotel a su gusto a la ida o durante el fin de semana de visitas parentales, lo mejor es no dejar la reserva de los mismos para el final. Si no lo hacen, les puede pasar una de dos cosas: puede que tengan que pagar hasta US$500 la noche en un hotel como el Residence Inn, que regularmente ronda los US$200 o puede que no hayan hoteles disponibles y tengan que alojarse en un motel de carretera.

Mi recomendación por eso es reservar los hoteles tan pronto hagan el pago del campamento. Pero esto viene con una salvedad: es importantísimo reservar con una tarifa flexible y reembolsable, que permita cancelación. Nosotros ofrecemos ese servicio en Viajes Alkasa por una razón: es muy posible que la fecha final varíe un día o dos, pero este tipo de tarifa nos da la posibilidad de hacer esos cambios con una mejor seguridad de disponibilidad, y sin pagar una penalidad.

[+] ¡Y NI SE DIGA DE LA RESERVA DE RESTAURANTES!

No estoy exagerando cuando digo que la temporada de campamentos transforma la zona. De hecho, durante el fin de semana de visita, es muy posible que no consigan mesa en los restaurantes locales. Por eso, así como recomiendo reservar los hoteles, así mismo recomiendo hacer una reserva de restaurante con al menos tres meses de antelación. ¡Es que de verdad no se pueden imaginar el movimiento que generan los campamentos!

[+] PREVISIÓN PARA PODER ALQUILAR UNA VAN O JEEPETA

Para andar en familia, lo más cómodo es poder alquilar una jeepeta o una van para el transporte entre el aeropuerto, el hotel y el campamento. Y sé que ya esto suena repetitivo, pero no deja de ser cierto: los precios se disparan y la disponibilidad se reduce considerablemente durante la temporada de campamentos, así que es importante reservar una van o una jeepeta tan pronto se tenga la fecha exacta de hoteles y vuelos.

[+] HABLANDO DE VUELOS…

Lo más importante a tener en cuenta con los vuelos es que, después de todo, es un viaje con niños. Eso significa que, ya que muchos de estos campamentos se encuentran a cierta distancia de los aeropuertos principales y requieren una logística de transporte complicada, lo mejor es buscar una ruta lo más cómoda posible, sin muchas escalas que puedan estropear el viaje en caso de un retraso en las conexiones —en verano hay un flujo elevado de pasajeros, y hay que tomar esto en cuenta—.

Hay que irse por lo seguro: nada de conexiones muy apretadas ni llegadas a último minuto. Lo mejor, de hecho, es llegar un día antes para que el viaje sea más tranquilo para ellos, que de por sí están ansiosos por la entrada al campamento. Si el campamento queda en Maine, lo mejor es llegar al aeropuerto de Boston lo más temprano posible y, ya que atardece tarde al tratarse del verano, no dormir en Boston, sino acercarse en vehículo tanto como sea posible al destino del campamento. Eso hace que el día de entrada se mucho más fácil para el niño.

[+] CON TODOS LOS PERMISOS

Si el niño va a volar solo, entonces es importantísimo solicitar el permiso de vuelo de menor no acompañado con antelación. Las líneas aéreas por lo general tienen cuotas por vuelo, y es muy posible que se llenen —imagínense, por ejemplo, que si van dos hermanos juntos es posible que no se quede sin permiso—.

También están los permisos de viaje de la Dirección General de Migración para quienes viajan con solo un progenitor o con el padre de otro amiguito. En Viajes Alkasa podemos ayudar a gestionarlos, pero siempre recomendamos tener en cuenta que el tiempo regular de una semana incrementa durante la temporada alta de verano. Por eso, recomendamos hacer esa gestión sabiendo que puede tomar hasta dos semanas obtener el documento.

[+] EN CONCLUSIÓN…

Muchos padres tienen la inscripción en el campamento lista el diciembre o enero, y luego dejan todos los temas de logística para último. Mi mayor consejo es pensar en hoteles, vehículos, vuelos y restaurantes tan pronto hagan la inscripción. ¡No se imaginan cuántos dolores de cabeza se pueden ahorrar!

Foto: Fuente externa

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *