Conocer un viñedo orgánico en la Lombardía

En Montalto Pavese, un poblado a 50 kilómetros de Milán, se encuentra el viñedo Padroggi La Piotta, una empresa familiar que produce una excelente variedad de vinos orgánicos.

viajes alkasa vino organico padroggi italia
POR: Ana Santelises de Latour

Si han leído mis entradas sobre turismo vitivinícola, ya me conocen: encuentro que una de las mejores formas de conocer sobre la tradición y la economía de una zona es explorar el terruño y los procesos que terminan convirtiéndose en botellas de vino.

Por eso, en una visita a Milán mi esposo y yo aprovechamos para visitar un viñedo orgánico ubicado en Pavia, a unos 50 kilómetros de la ciudad.

Padroggi La Piotta fue fundada por Luigi Padroggi y sus hijos Gabriele y Mario en 1985… aunque todavía conservan nueve filas de Pinot Grigio que fueron plantadas en 1930 y todavía dan uvas que terminan convirtiéndose en bebida. Hoy tienen 15 hectáreas de vides y producen 70,000 botellas al año, pero todo es un negocio familiar. Esa jerarquía tan íntima nos permitió visitar el lugar y conocer a la familia, probar las uvas tomadas de la cosecha reciente y hasta probar vino en medio del proceso de fermentación.

viajes alkasa vino organico padroggi italia

viajes alkasa vino organico padroggi italia

viajes alkasa vino organico padroggi italia

viajes alkasa vino organico padroggi italia

De ahí pudimos degustar Riesling y Pinot Nero, Barbera y Müller Thurgau con DOC de Pavia, acompañados de unos deliciosos jamones locales que compraron para nosotros. Sin embargo, mis favoritos fueron un blanco y un tinto llamados 89/90: son los años de nacimiento de Enrico y Luca, la tercera generación de la familia Padroggi que se encarga del negocio, y que aparte fueron nuestros guías durante la visita a todos los espacios.

Si están por la zona y les gusta hacer turismo sensorial, definitivamente les recomiendo visitar este viñedo para conocer cómo combinan las tradiciones de Oltrepò y sus uvas históricas con nuevas técnicas de vinificación.

Fotos: Cortesía de Ana Santelises de Latour

Únete a la discusión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *